¿QUÉ ES LA RICYT?

La Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología -Iberoamericana e Interamericana- (RICYT), de la que participan todos los países de América, junto con España y Portugal, nació a partir de una propuesta surgida del Primer Taller Iberoamericano sobre Indicadores de Ciencia y Tecnología, realizado en Argentina en 1994. La RICYT fue adoptada por el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED) como red iberoamericana y por la Organización de los Estados Americanos (OEA) como red interamericana. Su puesta en marcha se hizo efectiva a fines de abril de 1995. Actualimente la RICYT tiene como principal sostén a la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), a través del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad.

Ver más...

OBJETIVO GENERAL

El objetivo general de la RICYT es promover el desarrollo y el uso de instrumentos para la medición y el análisis de la ciencia y la tecnología en Iberoamérica, en un marco de cooperación internacional, con el propósito de profundizar en su conocimiento y su utilización como instrumento político para la toma de decisiones.

Ver más…

QUIÉNES INTEGRAN LA RICYT

En la RICYT participan instituciones y organismos nacionales de ciencia y tecnología de los países de toda América y la Península Ibérica. Actualmente la RICYT cuenta con indicadores suministrados por 28 de ellos. En sus actividades toman parte, asimismo, universidades, agencias e institutos nacionales de estadística y organismos privados sin fines de lucro relacionados con la producción de indicadores de ciencia y tecnología en el mundo.

 

EQUIPO

Coordinador:
Rodolfo Barrere

Equipo Técnico:
Juan Sokil

Desarrollo:
Lautaro Matas

 

REDES TEMÁTICAS

 

 

 

      

 

 

Se presentó en Buenos Aires El Estado de la Ciencia 2017

Con el propósito de discutir los puntos centrales del informe, el Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS-OEI) y la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT) presentaron el 5 de diciembre la última edición de El Estado de la Ciencia, publicación que recopila los principales indicadores de la región, junto con diversos trabajos de análisis realizados a partir de la información estadística disponible.

El evento se dio en el marco del vigésimo segundo aniversario de RICYT y tuvo lugar en el auditorio del Centro de Altos Estudios Universitarios (CAEU-OEI), en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Una hora antes de la presentación se realizó una reunión con periodistas locales para poner en contexto los datos recabados en el informe.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de Andrés Delich, director de la Oficina en Buenos Aires de OEI, y Mario Albornoz, coordinador del OCTS. A continuación, Rodolfo Barrere, coordinador de RICYT, entregó un panorama del estado actual de la ciencia latinoamericana a través de los indicadores compilados en la publicación.

 

La situación iberoamericana

A pesar de que la inversión en investigación y desarrollo (I+D) se duplicó en América Latina entre 2006 y 2015, la crisis mundial de 2008-2009 resulta un punto de quiebre en el crecimiento. Mientras que el promedio de crecimiento interanual entre 2006 y 2010 fue del 13%, el de 2010-2015 ha sido de 6%. Además, sólo tres países (Brasil, 47,50%; México, 19,67%; y Argentina, 17,22%) acaparan el 88% de la inversión latinoamericana en I+D en 2015.

De acuerdo con la información disponible, los gobiernos de los distintos países son los principales financiadores de la I+D, dato que distingue a la región de los países desarrollados, donde el principal financiador es el sector empresarial. En algunos casos el esfuerzo estatal ya puede considerarse significativo: en Argentina el gobierno invierte en I+D el 0,48% del PBI, un valor equivalente al de España, Italia y Japón. Alcanzar metas de crecimiento como el 1% del PBI requerirá de una necesaria dinamización del sector empresarial.

La región creció en su contribución a la corriente principal de la ciencia, aunque el aumento de publicaciones académicas en el Science Citation Index (SCI), una de las principales bases de datos de revistas indexadas, es desigual: países como Colombia (313%), Chile (146%) y Brasil (124%) crecen a un ritmo mucho mayor que otros como México (75%) y Argentina (69%).

La apropiación del conocimiento a través de patentes transita un camino todavía incipiente en América Latina y también presenta rasgos disímiles según el país. Por ejemplo, en Chile el crecimiento ha sido del 394%; en Colombia, del 193%; en México, del 52%; y en Brasil, del 45%. El bajo rendimiento argentino, con una tasa de -40%, es llamativo en el marco de su desempeño en los demás indicadores.

La exposición de Barrere contó con la participación de Miguel Ángel Blesa, presidente de la Asociación Argentina para el Avance de la Ciencia (AAPC), quien destacó que todos los países de la región muestran tendencias positivas en cuanto al crecimiento de sus sistemas de ciencia y tecnología, más allá de los cambios políticos registrados en cada gobierno en los últimos años.

Las universidades y la I+D

A continuación, Albornoz presentó uno de los enfoques temáticos del libro: “Las universidades lideran la I+D en América Latina”. El coordinador del OCTS subrayó que casi el 75% de los investigadores latinoamericanos se desempeña en universidades y que la participación regional en las bases de datos que recogen la corriente principal de la ciencia viene creciendo año tras año. En Scopus, por ejemplo, la incidencia de América Latina pasó de 3,83% en 2010 a 4,45% en 2015.

Se remarcó el crecimiento de Colombia en materia de publicaciones académicas: entre 2010 y 2015 casi se duplicó (99%) la cantidad de autores de esa nacionalidad. Le sigue Chile con un aumento del 48%. Brasil, México y Argentina -con valores absolutos más altos- tuvieron un porcentaje de crecimiento de aproximadamente el 40%.

El trabajo publicado en El Estado de la Ciencia 2017 desglosa, además, cuáles son las veinte universidades latinoamericanas con más publicaciones en Scopus. De ellas diez son brasileras, tres argentinas, tres chilenas, dos mexicanas y dos colombianas. Las primeras cinco son las siguientes: la Universidad de San Pablo (67.734 publicaciones), la Universidad Nacional Autónoma de México - UNAM (25.686), Universidad Estatal de Campinas (18.393), el Instituto Nacional Politécnico de México (17.358) y la Universidad Federal de Río de Janeiro (16.570). La primera universidad argentina ubicada en el ranking es la Universidad de Buenos Aires, en el octavo lugar, con 15.076 publicaciones; la primera chilena es la Universidad de Chile, en la décima posición, con 12.163; y la primera colombiana es la Universidad Nacional de Colombia, en el décimo sexto lugar, con 7525.

La presentación de Albornoz recibió comentarios de Catalina Nosiglia, secretaria de asuntos académicos de la UBA, quien enfatizó la importancia de la información para la toma de decisiones y la gestión en las universidades y argumentó a favor de que la construcción de sistemas de información se convierta en una prioridad para las instituciones latinoamericanas.

La última mesa, titulada “Análisis de la producción científica Iberoamericana a través de Intelligo”, fue conducida por Lautaro Matas, responsable del desarrollo de la plataforma que ofrece una forma dinámica y veloz de acceder a grandes colecciones de información textual para analizar el contenido de los documentos científicos y tecnológicos de la región. Intelligo cuenta hoy con más de 2.7 millones de registros y cosecha materiales de repositorios institucionales (fundamentalmente artículos científicos y tesis) y bases de datos de patentes. También resulta de suma utilidad como herramienta complementaria para distintos usuarios del ámbito de la vigilancia tecnológica, definida como un proceso organizado de captación de información sobre ciencia y tecnología para generar conocimiento y tomar decisiones con menor riesgo y mayor poder de anticipación.

Sobre este último punto, Martín Villanueva -director nacional de estudios del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la República Argentina (MINCYT)- ponderó la capacidad de los estudios de vigilancia tecnológica como herramienta de apoyo a la innovación en las empresas.

El cierre del encuentro estuvo a cargo de Eduardo Charreau, presidente de la Fundación IBYME, y Jorge Robbio, subsecretario de estudios y prospectiva del MINCYT. El primero elogió el trabajo de RICYT a lo largo de sus 22 años de historia y dio ejemplos del uso que dio a los indicadores comparativos durante su gestión al frente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET), mientras que el segundo resaltó los beneficios del trabajo en conjunto que lleva adelante la Red con los organismos nacionales de ciencia y tecnología, así como de la disponibilidad de información actualizada y pertinente sobre la situación de las mismas áreas en otros países.

Con anterioridad al evento, Albornoz y Barrere recibieron a periodistas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para comunicarles los datos más salientes de la nueva edición de El Estado de la Ciencia. Todos los invitados a la presentación recibieron ejemplares en papel del informe.

Descargar el programa de la presentación

Descargar el libro en PDF

 
 

X Congreso de RICYT: diálogo entre los productores y usuarios de indicadores

Con debates que permitieron actualizar la agenda de discusión de los indicadores de ciencia y tecnología en Iberoamérica, se realizó en San José de Costa Rica el X Congreso Iberoamericano de Indicadores de Ciencia y Tecnología. Participaron más de 200 personas de 20 países, incluyendo representantes de Organismos Nacionales de Ciencia y Tecnología (ONCYT), expertos, representantes de organismos internacionales y autoridades locales.

La apertura contó con la presencia de la vicepresidenta de la República de Costa Rica, Sra. Ana Helena Chacón, que destacó la importancia de la ciencia y la tecnología para el desarrollo de los países y señaló la importancia de contar con políticas bien diseñadas y coordinadas, para lo que los indicadores resultan una herramienta fundamental. De la sesión inaugural participaron también la ministra de ciencia, tecnología y telecomunicaciones, Carolina Vásquez Soto; el jefe de operaciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Costa Rica, Kelvin Suero; y el coordinador de Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT), Rodolfo Barrere.

El Congreso se realizó entre los días 20 y 22 de noviembre de 2017 y fue organizado en conjunto por al RICYT, el Observatorio Iberoamericana de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad de la OEI y el MICITT de Costa Rica. Contó con el auspicio del BID y del Instituto de Estadística de UNESCO. 

 

El programa completo está disponible en http://congreso.ricyt.org/programa


 

Las principales discusiones

La discusión de los indicadores para medir la brecha de género en ciencia y tecnología tuvo un papel importante en el Congreso. Luego de la presentación de la política de igualdad de género en Costa Rica, se debatió en torno a los indicadores más adecuados para dar analizar la temática. En una sesión moderada por Evelyn Cermeño Vargas, directora de la oficina de OEI en Costa Rica, se presentaron los resultados de los proyectos “Brecha de género en ciencia, tecnología e innovación” del BID y Science and Gender Advancement (SAGA) de UNESCO, junto con las experiencias de países de la región.

El debate sobre los indicadores de vinculación de la universidad con el entorno socioeconómico también tuvo un espacio relevante, en el que se presentó el último manual editado por la RICYT y el OCTS, además de los resultados de la prueba piloto de la metodología en seis universidades iberoamericanas. Para más información sobre esta iniciativa, sigue este enlace.

La medición de la innovación es un tema que despierta gran interés a nivel tanto regional como mundial. Los desafíos de la revisión del Manual de Oslo que está realizando la OCDE, y sus implicancias para América Latina, fueron comentados en una sesión de la que participaron representantes de la RICYT, la OCDE, UNESCO y el BID. Las presentaciones dieron lugar a un intenso intercambio entre los panelistas y el público.

Otra sesión que despertó gran interés fue la dedicada a la interacción entre productores y usuarios de información. En ella se presentaron los distintos modos de acceso a los datos que ofrecen los organismos productores de información, en un contexto de cada vez mayor apertura de microdatos y donde los usuarios cuentan con más herramientas tecnológicas de procesamiento y análisis. También se discutió la confianza en los productores de información como un tema crítico que debe ser considerado cuidadosamente para dar respaldo a las estadísticas nacionales. Con interesantes intervenciones del público, el debate abordó la importancia no sólo de producir indicadores confiables, sino también comunicarlos de maneras adecuadas a los diferentes públicos interesados.  

Además, a lo largo de los tres días de reunión se expusieron más de 60 trabajos, en 16 sesiones temáticas, que pueden descargarse en la página web del Congreso. La última tarde del Congreso contó con la presentación de la última edición de los indicadores de ciencia y tecnología de Costa Rica, realizada por la ministra responsable del área, Carolina Vásquez Soto, y con una conferencia a cargo de la ministra de economía, industria y comercio, Geannina Dinarte Romero.

 

Reunión del Comité Técnico de RICYT

Con posterioridad al cierre del Congreso, el 23 de noviembre se reunió en Costa Rica el Comité Técnico de la RICYT. Este grupo está integrado por los responsables de la producción de indicadores de ciencia, tecnología e innovación en los ONCYT de la región y se reúne anualmente para buscar soluciones comunes para la producción de estadísticas.

Con representantes de 20 países iberoamericanos y del BID, UNESCO y la OCDE,  durante toda la jornada se mantuvo un debate técnico con el objetivo de mejorar la calidad de las estadísticas de ciencia y tecnología, al tiempo de ganar en comparabilidad regional e internacional.

Entre los temas abordados se incluyó la implementación en América Latina de la última versión del Manual de Frascati de la OCDE y la propuesta del UIS-UNESCO para la medición de los servicios científicos y tecnológicos.

La reunión culminó con un plan de trabajo para el próximo año que incluyó, entre otros temas, la conformación de un grupo de trabajo para el análisis y la puesta en común de técnicas de comunicación y visualización de la información estadística producida por los países Iberoamericanos.

Como es costumbre, el grupo aprobó también la sede de la próxima reunión. En 2018 el Comité Técnico se realizará en Buenos Aires, gracias al ofrecimiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Argentina de alojar el encuentro.

 
 
 
 

¡Ya se encuentra disponible El Estado de la Ciencia 2017!

Ya se encuentra disponible la edición 2017 de El Estado de la Ciencia - Principales Indicadores de Ciencia y Tecnología - Iberoamericanos / Interamericanos.

En esta edición, además del análisis gráfico de los principales indicadores, bajo el título "El Estado de la Ciencia en Imágenes", este volumen contiene cuatro estudios que hacen focos en diferentes temáticas que se encuentran en el centro de las discusiones actuales de la medición de la ciencia, la tecnología y la innovación.

El primero de ellos, realizado por Mario Albornoz, Rodolfo Barrere y Juan Sokil y titulado “Las universidades lideran la I+D en América Latina”, da cuenta del papel central que tienen estas instituciones en la ciencia y la tecnología de la región. El estudio combina información de inversión y recursos humanos, junto con un análisis bibliométrico y de patentes, agregando también información sobre la vinculación de las universidades con el entorno. El segundo trabajo, realizado por Pablo Sánchez Macchioli y Laura Osorio, aprovecha la información disponible en la plataforma Políticas CTI para describir las tendencias principales de las políticas en ciencia, tecnología e innovación en Argentina, Brasil y México. Parte para ello del análisis de su operacionalización por medio de instrumentos y programas.

En “La experiencia en encuestas de innovación de los países latinoamericanos”, Charlotte Guillard y Mónica Salazar presentan los resultados obtenidos de una encuesta realizada a los responsables de la realización de encuestas de innovación en la región. En ella se relevaron características metodológicas y particularidades nacionales, que son analizadas de manera comparativa. Por último, Carmelo Polino y Yurij Castelfranchi son los autores de “Consumo informativo sobre ciencia tecnología. Validez y relevancia del índice ICIC para la medición de la percepción pública”. El artículo muestra la consistencia metodológica del índice ICIC, desarrollado en trabajos anteriores, como proxy del acceso que tienen las personas a la información especializada a través de los medios de comunicación.

Como de costumbre, el libro se completa con la serie de indicadores comparativos de inversión, recursos humanos, graduados, publicaciones y patentes de la RICYT, de acuerdo a la información brindada por los Organismos Nacionales de Ciencia y Tecnología que participan de la red.

Descargar el libro aquí

 

 

Presentación del Manual de Indicadores de Vinculación en el 5º Congreso Internacional Red UE-ALCUE

En el marco del 5º Congreso Internacional de la Red Universidad-Empresa América Latina, Caribe y Unión Europea (Red UE-ALCUE), realizado entre el 18 y el 20 de octubre en la Pontificia Universidad Católica de Perú, se presentó el Manual de Indicadores de Vinculación de la Universidad con el Entorno Socioeconómico y algunos de los resultado de su aplicación piloto en seis universidades iberoamericanas.

Durante el evento, redes de universidades de la región manifestaron su interés en aplicar la metodología del Manual. Aparte de las universidades que forman parte de la Red UE-ALCUE, que ya han avanzado en la identificación de un conjunto de indicadores específicos para iniciar su aplicación, la Red de Investigación, Desarrollo e Innovación (RED IDI) de Perú y un conjunto de universidades de Costa Rica manifestaron su interés en sumarse a la iniciativa y avanzar en la misma dirección.

La aplicación del Manual de Indicadores en diversos contextos nacionales es de alto interés para el OCTS y la RICYT en tanto la difusión de su implementación permitirá continuar afinando la metodología desarrollada sobre la base de nuevas evidencias empíricas. Para promover y facilitar su aplicación se implementarán dispositivos de asistencia técnica a través de medios electrónicos y presenciales.

Por otra parte, el 5º Congreso de la Red UE-ALCUE ofreció un espacio de reflexión e intercambio de conocimiento y experiencias a expertos interesados en las relaciones de las universidades con los sectores productivos desde sus diversas perspectivas.

Las áreas temática del Congreso abarcaron la estructura y gobernanza institucional de la vinculación universidad-empresa, la transferencia de tecnología y conocimiento, la formación para el emprendimiento y educación a distancia, inteligencia de negocios y vigilancia tecnológica, el desafío de la empleabilidad de los egresados universitarios y ecosistemas de innovación y PYMES.

Más información aquí.

 

 
 

Indicadores de Ciencia y Tecnología actualizados al año 2015

 

Ya se encuentra disponible la información estadística actualizada al año 2015, referida a los principales indicadores de ciencia y tecnología de los países de la región.  

La información disponible consta de 65 indicadores que se presentan en forma comparativa y por país y comprende los siguientes grupos de indicadores: Indicadores de Contexto, Indicadores de Insumo, Graduados de Educación Superior, Indicadores de Patentes e Indicadores Bibliométricos.  

 

 

La Red IndicES se afianza: II Taller Iberoamericano de Indicadores de Educación Superior

En un encuentro que marcó la consolidación de la Red IndicES y que demostró la viabilidad del Manual de Lima, el II Taller Iberoamericano de Indicadores de Educación Superior se llevó a cabo en Santiago de Chile entre el 12 y 13 de septiembre de 2017. Durante la reunión, la discusión se centró en los resultados del relevamiento estadístico realizado por la red, que abarcó más de cien indicadores comparativos y fue respondido por las oficinas de estadísticas de educación superior de quince países iberoamericanos.